“LA IGLESIA EVANGÉLICA FLOTANTE EN IMÁGENES” TOMO 1 DE HUGO QUILODRÁN JIMÉNEZ

Hace algún tiempo tomé contacto vía Internet con el suboficial de la Armada de Chile Hugo Quilodrán Jiménez, a quien su vinculación con la historia de su institución lo ha llevado a formar parte de la ACADEMIA DE HISTORIA NAVAL Y MARÍTIMA DE CHILE.

Por sus especiales características, el suboficial Quilodrán ocupa los cargos de jefe del Archivo Histórico de la MISIÓN EVANGÉLICA UNIFORMADA DE CHILE (MEU), que reúne a todos los evangélicos de las Fuerzas Armadas, Carabineros y Gendarmería del país, quienes se han unido con el sólo fin de cultivar sus sentimientos religiosos cristianos, siendo además encargado del Archivo Histórico de la IGLESIA EVANGÉLICA FLOTANTE (IGEFLO), que por sus características une a  los evangélicos de nuestra Armada de Chile.

En esta oportunidad nos presenta su trabajo “La Iglesia Evangélica Flotante en Imágenes”, publicación realizada con parte del archivo fotográfico de la Iglesia Evangélica Flotante, que está presente en todas las embarcaciones y los buques de la Escuadra Nacional.

ALGO DE HISTORIA

Según nos relata el autor, el primer marino identificado como “cristiano evangélico”, fue el suboficial Carlos Zurita Rosales, quien había ingresado a la institución como conscripto el año 1926 y el año 1950 se inicia en las actividades evangélicas. Desde allí se produce un largo peregrinar, que finalmente el 5 de julio del año 1961 tomaría cuerpo durante uno de los desplazamientos al norte de la Escuadra Nacional. Fue así como un grupo de marinos que se hallaban unidos por esta gracia espiritual dieron vida en el entrepuente del Crucero Prat, a la Iglesia Evangélica Flotante, cita a la que concurrieron un total de 14 marineros entre grumetes y sargentos 1°.

La Iglesia, ya con el reconocimiento oficial de la Armada, comienza a engrosar sus filas y luego piensa en unirse con los creyentes de las otras Fuerzas del país. Así Carabineros crea su propia Iglesia Evangélica Policial, el 8 de mayo de 1963 y luego se une el Ejército el 29 de junio de ese mismo año como Iglesia Evangélica Militar, acción a la que se unen los cristianos del entonces llamado Servicio de Prisiones, hoy Gendarmería de Chile.    

Esta obra de 200 páginas en papel couché, es una investigación fotográfica de 20 años, en que se recuerdan los principales aspectos de esta unión espiritual cristiana, que, en la Armada cuenta casi con setenta años y como Misión Evangélica Uniformada (MEU), ya tiene 56 años.

Tags: ,

Comments are closed.

GUILLERMO CHAVEZ y los cuentos policiales de Tadeo Luna en: “Echame a mí la culpa”

Los aciertos del “Inspector  Valdés”  En nuestro diario devenir policial han acontecido numerosos hechos en que nuestros criollos Sherlock Holmes, […]

“MORADORES DE LA LLUVIA”, DEL CRÍTICO WELLINGTON ROJAS

A 25 años de su publicación La lluvia es un elemento vivificante, es la pureza de los cielos del sur […]

La CORONA DE ACERO se mece sobre “EL REINO DE ARAUCANÍA y PATAGONIA”

El escritor francés Jean Francois Gareyte, presentó en la biblioteca de la UFRO su libro en dos tomos “El sueño […]

Revista Quinchamalí N° 20

Dedicada a la Provincia de Itata, ha aparecido sorpresivamente el último número de esta prestigiosa revista, que tan bien representa […]

100 años del vuelo de David Manuel Fuentes Soza bajo el Viaducto del Malleco

Escribe: Héctor Alarcón carrasco  Entre los pilotos civiles que dieron vida a la aeronáutica nacional en la segunda década del […]

«Zine» expresión minimalista y trascendente

Si bien es cierto el ZINE es una expresión artístico-literaria del siglo XX, debemos saber que en nuestro país circularon […]