Nueva Imperial, palabras sobre mi ciudad

Juan Toledo

Juan Toledo

Escribe: Juan Toledo Bahamondes

Juan Toledo Bahamondes Imperial

Crónica presentada por el autor en el encuentro sobre Patrimonio de Nueva Imperial, efectuado en el Centro Cultural de la ciudad el sàbado 5 de diciembre 2015.

Nueva Imperial nace a la vida en medio de un poema. Un militar junto a un político unidos por la casualidad en la búsqueda de volver a conquistar la riqueza de la Historia, aquella que se perdiera una mañana en la Iglesia, cuando se efectuaba una boda, una boda arreglada por intereses financieros y costumbres ya perdidas en el Viejo Continente, en desmedro del amor, de ese amor puro de dos corazones infant
es.

Es cuando la novia disputada por un amor juvenil de un mapuche prisionero y un adulto acomodado, hispano e invasor. Terminará imponiéndose  la juventud del amor y la fuerza de la astucia, el mapuche arrebata a la novia en las mismas puertas de la iglesia, dejando al íbero jurando su venganza.

Lo malo de aquello es que no queda entre dos hombres y una mujer, sino que habrá repercusiones colectivas.  Florece la tormenta. La ciudad toda yacerá en ruinas. “No quedará  piedra sobre piedra”, permaneciendo sumergida en la noche de los tiempos.

Sin embargo, su fama, bulle por resurgir, por volver a ser aquella brillante urbe del pasado, para ser “la capital del Reino de Chile”. Pero, todos los esfuerzos se pierden. No se consigue. Empiezan a cambiarse los sitios. Se borra el sito mismo de su vida, de su Obispado, de su universidad.

Los mapuches lentamente van apaciguando su encono  y los hispanos pierden la batalla. Los tiempos van caminando  por los senderos de Cronos, y la Historia pasa a ser otra Historia. Un pueblo se levanta. Se ha estado forjando en el tiempo, aunque subsisten, entre hispanos y mapuches, son los criollos, los araucanos, los que finalmente terminan siendo los chilenos.

Una mañana de primavera surge un nuevo pueblo, que busca unir a las etnias, fundiendo los sucesos y los hechos, buscando crear un país, una patria, una soberanía territorial. Se consigue  aquello en medio de la revolución, en medio de una lucha fratricida. Hasta que se consolida el Estado.

Llega el momento de unir el territorio, de fundar en el presente el pasado para consolidar la Soberanía anhelada. Los recuerdos se vuelcan
en las mentes de muchos personeros, pero, no será tan fácil, hay ahora intereses mezquinos, intereses que trastocan muchos hechos, pero lo que pudo ser “una taza de leche”, se vuelca en una nueva “Guerra de Arauco”, y se avanza al sur con la fuerza de las armas.

Un atardecer, tras recorrer la zona, se llega al valle del Treitraico, a las tierras del caique Juan Luis Huenul, en el territorio del poderoso cacique Rosario Lemonao, el “Señor de Galvarino”. “Las Tierras Azuladas”, la “Azuledad de Humberto Lagos” y, el  Ministro de Guerra don Carlos Castellón, conversa y transa la compra de cuatrocientas hectáreas para fundar la ciudad, la heredera histórica de aquella urbe del pasado que fundara don Pedro de Valdivia y destruyera medio siglo después  el cacique Anganamón, quien fuera criado con el nombre de Mateo y que la historia registra como el “Indio Mateo”.

Recibido el valor transado se fueron a descansar las tropas y a la mañana siguiente 26 de febrero de 1882, nacía la Nueva Imperial. Una urbe que  será conocida como la ciudad de “los cuarenta mil poetas”, y que una mañana primaveral, los franciscanos que mantenían las misiones en la zona desde 1841, denominan “Ciudad Acuarela”.

Lo cierto es que, en el paso del tiempo, se han ido forjando libros, escritos por hombres y mujeres que en medio de las letras han llegado a dar renombre a la ciudad, aunque   no solo hay poesía, también hay deporte,  cultura y arquitectura.

Sin embargo, en esta oportunidad lo que nos interesa es la literatura, es el rescate de quienes algún día  escribieron en estas tierras y que se han conocido en el mundo como Miguel Arteche y Juvencio Valle, los que se alzaron como glorias nacionales al conseguir el Premio Nacional de Literatura, al que se suma Edgard Perramón, con su  Premio Nacional de Periodismo.

Tags: , ,

Comentarios

CULTURA ARAUCANÍA INVITA A MESAS CIUDADANAS DE LECTURA Y ESCRITURA

   Como en años anteriores el Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes, Región de La Araucanía, se encuentra empeñado en […]

Acuarelas de Lidia Cristina Lacava

  Ofrecemos a nuestros lectores esta exposición de acuarelas, que gentilmente nos ha enviado desde Neuquén, Argentina, la artista visual […]

GUILLERMO ELOZ (1940)  “SUEÑOS Y MEMORIAS”

  Hemos tenido oportunidad de leer Sueños y Memorias, de este autor de La Araucanía y más directamente de la […]

LA TRILOGÍA HISTÓRICA DE “CAGTEN EDICIONES”

En momentos en que la historia comienza a ser reconocida y leída por la ciudadanía, Cagtén Ediciones se ha preocupado […]

Mori y Huidobro,  presentados en Lautaro por académicos de Artes UC.

La nota que recibimos del Centro Cultural de Lautaro invitaba al lanzamiento del libro “Camilo Mori”, de los académicos de […]

Wellington Rojas y “El bosque de los vocablos”

  Libros y autores de La Frontera Casi un centenar de autores son retratados en las páginas de este libro, […]