Cristian Lagos, poeta (1975)

Escribe desde su juventud. El año 1999, residiendo en Curacautìn, funda el Taller de literatura Huitral Mapu, en donde proyecta el quehacer literario de la comuna y convoca a otros artistas a participar de los Encuentros de Todas de las Artes.

Su poesía es el fruto de una creación impregnada del encanto del hogar, del paisaje y de cuantos elementos lo conforman, no importando si sean peces, aves o pequeños animales que vagan por los campos. La lluvia y el agua en sus diferentes manifestaciones también se hallan presentes en su trabajo de poeta y le ayudan a integrar un mundo lleno sutilezas, que armonizan y le dan aliento a su devenir literario.

Fue antologado en Poetas de La Frontera, cuya edición y notas estuvieron a cargo del poeta Hugo Alister Ulloa (2001).

Actualmente reside en San Fernando VI región de Chile y trabaja en Tu Mar tu otra Orilla y Papel quemado o Llufque; poesía.

Obras:
  • En el Puerto de Agua Fría, 1999.
  • En el país de los espejos quebrados, 2000.
  • Huesos Trashumados, 2006.

 

En esta ocasión presentaremos dos poemas de su autoría:

Textos desde el otro lado del fogón.

I.

Donde estuve contemplando la lluvia
pero eso era mi imaginación de
astronauta perdido en el vaivén de las
habas que se hacían rodar en un vientre metálico…
un trébol de cuatro hojas desaparecía
en las fauces de ese gato por liebre
en la feria se ofrecían olores
a tortillas de rescoldos y delantales
floreados en tu primeravera
distraido escarbo esa ceniza y mis
huesos movidos por el fuego
y aún así me sufro en raspadura de treiles
me sangro los manojos de yuyos que aderezan
el caldo a ciertas horas de la tarde
y si no estuviera en sementeras este
dolor sería igual que si cortaran mi pescuezo
y de raíz porque andaría ciego y a
ramalazos dando olor a legumbre por los poros

II

quién no tiene una caña?
Y una piedra donde sentarse a contemplar
los remolinos?
nube
corre en el cielo
y el cielo está en el río que
Regala sus peces

P.D

guardo un Dios de piedra y un cerezo
donde escama el niño que fui
las aguas atraviesan hacia otras parcelas
llevándose al costado la espina
vertiente de sus propios peces
me iré
a pescar al indio
en estos campos diré que soy cachaña
Francisco
después de las aves en tu abril

Papel quemado

Escuchas un sobajeo de harina con piñones
los ojos los apiña el puelche en las piedras del cerro
las lagrimas las concentra  el corazón de las cebollas
las incuba una culebra  alojada bajo el bronce del catre
allí bebe la leche de la ubre que tienen las cebollas

Tu cabeza

brilla como un sol lleno de choclos maduros
Los pueblos lacean insectos a la hora de la siesta
allí  queman el paño de mi cuerpo sin quemarlo

No sé
pero bramo
en mangas de camisa
con  el oído
entrenado de los gallos que duermen
escuchando
las ruedas que pasan hacia el amanecer
con limosneros en los ojos
incinero mis cuadernos y no hay poema sino un río
vertical
no sé
pero resisto bajo el catre
el ruido de los templos con la papa pelada/plumas
de un gallo muerto en la noche de San Juan

Tags: , ,

Comentarios

CULTURA ARAUCANÍA INVITA A MESAS CIUDADANAS DE LECTURA Y ESCRITURA

   Como en años anteriores el Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes, Región de La Araucanía, se encuentra empeñado en […]

Acuarelas de Lidia Cristina Lacava

  Ofrecemos a nuestros lectores esta exposición de acuarelas, que gentilmente nos ha enviado desde Neuquén, Argentina, la artista visual […]

GUILLERMO ELOZ (1940)  “SUEÑOS Y MEMORIAS”

  Hemos tenido oportunidad de leer Sueños y Memorias, de este autor de La Araucanía y más directamente de la […]

LA TRILOGÍA HISTÓRICA DE “CAGTEN EDICIONES”

En momentos en que la historia comienza a ser reconocida y leída por la ciudadanía, Cagtén Ediciones se ha preocupado […]

Mori y Huidobro,  presentados en Lautaro por académicos de Artes UC.

La nota que recibimos del Centro Cultural de Lautaro invitaba al lanzamiento del libro “Camilo Mori”, de los académicos de […]

Wellington Rojas y “El bosque de los vocablos”

  Libros y autores de La Frontera Casi un centenar de autores son retratados en las páginas de este libro, […]