Estación Púa. El primer tren pasó este lugar el 5 de febrero de 1891. Es decir, a esa fecha, esta longeva estación ya estaba construida. Es una de las estaciones antiguas de la actual vía, que presta servicios desde aquellos lejanos días.

Dos antiguas locomotoras terminan sus días en la Estación Púa. Ya no habrá más viajes con coches de pasajeros, ni habrá más carros de carga que propulsar por las vías. Para ellas el futuro es incierto.

Por este lugar, al sur de la estación Púa, salía desde la línea central el ramal Púa Lonquimay. Era el inicio de un viaje que llevó a miles de pasajeros hacia la cordillera.
Muchos vivían en esos apartados territorios cordilleranos, otros viajaban por turismo a las afamadas termas de Manzanar y Malalcahuello o a disfrutar del aire puro de la montaña.


Estación Cullinco.
Su construcción data de 1908. Su austera fachada no concuerda con el interior que ha sido destruido por vándalos que se han llevado toda la madera de sus paredes, cielos y pisos.


Estación Selva Oscura
. Data de 1908. Construida en madera,es una bella obrade carpintería de los primeros años del siglo XX.

Estación Villa Cautín. La naturaleza comienza a apoderarse de los últimos vestigios de lo que fuera la casa del jefe de estación.

Estación Rari-Ruca. Nada queda de esta estación. Sólo un terreno baldío señala que alguna vez pasó la vía por el centro del poblado.

Estación Curacautín. Hoy convertida en paradero de buses, todavía conserva algunos aprestos de lo que fuera esta importante estación.
Este edificio data de los años 50 del siglo pasado, ya que la primera estación fue consumida por un incendio.

Estación Manzanar. Construida a mediados del siglo XX por los hermanos Casagrande, residentes del sector. Actualmente es Monumento Nacional.
Esta foto fue tomada durante la nevada de julio de 2011, pudiendo verse un cerco perimetral, ya que recientemente se le hicieron algunas reparaciones.

Tren de la Araucanía saliendo de la estación Manzanar. este tren turístico fue uno de los últimos que pasó por esta vía, antes de ser levantada
definitivamente. Foto de mediados de los años 90 del siglo pasado.

Túnel El Naranjito, uno de los dos túneles pequeños en las cercanías de Manzanar. Su ubicación en altura es de difícil acceso, lo que a la vez impide su destrucción por intervención humana.

Estación Malalcahuello. Hoy convertida en biblioteca pública. Es una hermosa construcción de material sólido, ubicada a orillas del camino internacional, posee una entrada amplia para estacionamiento, lo que invita al turista a ingresar a visitarla.

Túnel Las Raíces. El proyecto de esta obra fue ejecutado por el ingeniero Emiliano Jiménez, quien se basó en estudios efectuados por el geologo de la U. de Chile Juan Brügger Messtorff. El proyecto general fue revisado por el Ingeniero Jefe Gustavo Quiros, contando con el visto bueno del ingeniero Teodoro Schmidt, todos del Departamento de Ferrocarriles y la aprobación de Rodolfo Jaramillo, Director General de Obras Públicas cuyo documento tiene fecha 13 de julio de 1929.
Entre otras cosas el túnel fue proyectado con un largo de 4.545 metros, 90 nichos ubicados cada 50 metros alternadamente y dos casetas para guardar herramientas.
En la actualidad el túnel tiene un largo de 4.527,61 metros de largo y presta servicios para el tránsito de vehículos exclusivamente. Ese mismo año (1929) se llamó a propuestas, las que fueron adjudicadas a la firma argentina Lavenás y Poli. Posteriormente el fisco dio terminó las obras que estuvieron a cargo del ingeniero Ángel Zanghellini Lohbauer. Foto tomada en julio 2011.

Estación Sierra Nevada. Restos de la Bodega. La estación fue vendida y desarmada. Se trataba de una construcción de madera de la que quedan sólo algunos cimientos.

Estación Lonquimay. Punta de rieles del ramal, a pesar de ser una construcción barata, de madera, aún subsiste con las casas del jefe de estación y del guardavías.

“Rieles Fronterizos”
Libro que consigna la historia de este ramal cordillerano que habiendo sido proyectado para llegar a la frontera con Argentina, frenó su impulso en la estación ferroviaria de Lonquimay.

Tags: , , ,

Comentarios

Muy interesante libro que permite conocer más sobre un patrimonio que nunca
debió ser descuidado, ¿donde se pueden obtener ejemplares del libro? gracias

Rafael dice:

Amigo necesito de su ayuda, en que región vive? como puedo comprar su libro???

Héctor Alarcón dice:

Efectivamente, por tren era muy diferente, ya que era realizado con locomotora a vapor, lo que tenía un significado especial. No obstante el paisaje todavía se conserva y es realmente es muy espectacular.

Héctor Alarcón dice:

Sugiero visitar la página http://vidadetrenes.blogspot.com/, o comunicarte con Italo Martínez Rival, quien mzaneja esa página, tiene mucho mterial sobre el tema. Suerte.

AÑORANZAS CAMPESINAS, libro de Germán Caces

Vestido con impecable traje de huaso llegó a la Universidad Arturo Prat de Victoria, el escritor Germán Caces Torres, para […]

“Volantines” “bolas”, “pavos” y “cambuchas” por los cielos de Chile

Septiembre es para los chilenos el mes de las Fiestas Patrias. Por eso mismo, el de las cuecas y las […]

CULTURA ARAUCANÍA INVITA A MESAS CIUDADANAS DE LECTURA Y ESCRITURA

   Como en años anteriores el Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes, Región de La Araucanía, se encuentra empeñado en […]

Acuarelas de Lidia Cristina Lacava

  Ofrecemos a nuestros lectores esta exposición de acuarelas, que gentilmente nos ha enviado desde Neuquén, Argentina, la artista visual […]

GUILLERMO ELOZ (1940)  “SUEÑOS Y MEMORIAS”

  Hemos tenido oportunidad de leer Sueños y Memorias, de este autor de La Araucanía y más directamente de la […]

LA TRILOGÍA HISTÓRICA DE “CAGTEN EDICIONES”

En momentos en que la historia comienza a ser reconocida y leída por la ciudadanía, Cagtén Ediciones se ha preocupado […]